Archivo del sitio

LA MONTAÑA en el tarot Lenormand

El valor negativo que usualmente se le asigna a esta carta impide totalmente su lectura y nubla la visión en cualquier tirada que aparece.

No me canso en ningún artículo de reiterar la inconveniencia de asignar estas cualidades por separado a los elementos oraculares. Ambas están contenidas en la realidad por el modo en que proyectamos sentido a las cosas.

La montaña se alza imponente. Vista desde el llano es obstáculo insalvable, visto el llano desde la cima se devela lo insignificante de nuestra condición.

La montaña es metáfora de lo que parece imposible hasta el momento en que es abordado.

Todos tenemos una montaña por delante.

Podemos cruzarla con la paciencia de quien emprende algo difícil.

Podemos moverla con la fe del que cree en si mismo y en sus ideas.

También podemos quedarnos sentados otorgándole la categoría de imposible.

La montaña es inmune a la risa y a los llantos del bufón… solamente queda el paso firme.

Anuncios