Archivo de la categoría: EL ZORRO en el Tarot Lenormand

Significado de la carta EL ZORRO

EL ZORRO en el Tarot Lenormand

¡Animalito simpático y lindo si los hay! Es el símbolo de la astucia por excelencia.

A esta carta se le asocian situaciones muy negativas, personas poco confiables y traicioneras, timos y trampas.

Hay que ser precavidos con este reduccionismo. Voy a intentar ampliar el simbolismo de esta carta para que no se transforme en una traba para la intuición.

El zorro es personaje frecuente en fábulas folclóricas, donde es siempre el artífice de una trampa. Habitualmente es comprador, cae bien, es capaz de un dialogo inteligente.

Lo encuentro más relacionado con la “avivada” que con la maldad. Es el estafador simpático que incluso a veces nos agrada (siempre que no seamos nosotros su víctima). Me hace pensar en aquellos hackers que roban de a 10 centavos de cada cuenta bancaria.

La astucia no tiene de por sí un tono negativo. Incluso puede no estar relacionada con viveza en cuestiones materiales, sino con la palabra, por ejemplo aquellos que manejan muy bien la ironía o que tienen rápidas respuestas que los dejan siempre bien parados.

El zorro es un animalito muy curioso, a veces muy dañino, puede meterse en los corrales en las zonas rurales y hacer grandes destrozos.

Son animales muy difíciles de domesticar y cuando se domestican son muy traviesos.

Otro dato interesante es que es de hábitos nocturnos.

Puede hacernos pensar en un hombre astuto, podría ser un estafador o un tramposo bajo una apariencia muy simpática, esto último lo puede hacer muy peligroso.

También podemos pensar en un hombre de la noche, que tiene muchas mujeres y no se queda con ninguna. Puede ser un hombre incapaz de ser fiel.

Puede evocarnos también astucia sin maldad, o la necesidad de que el consultante agudice su astucia.

A esta carta se la suele considerar negativa, yo recomiendo que en ningún caso nos encerremos en la idea de que hay cartas buenas y cartas malas. Todo dependerá de la tirada y de la interpretación.

 Cada carta debe abrirnos la mente, no encajonarnos en un significado. Este llegará por intuición y no por lo que “significa” esa carta. Pensemos que solo hay 36 cartas en el mazo Lenormand, sería absurdo creer que aquí podemos contemplar todos los aspectos de la vida.

Las cartas quedan en la mesa, la intuición es la que vuela.