Archivo de la categoría: La Creatividad en la Tiradas de Tarot

Como utilizar el Tarot Lenormand

La Creatividad en las Tiradas de Tarot

Resumen: La conjunción entre creatividad e intución constituye el modo de abordar un oráculo. Los significados de las cartas deben ser amplios y nunca categóricos para dar rienda suelta al arte de la interpretación.

Tirada de Tarot

Antes de comenzar a leer los significados de las cartas Lenormand creo fundamental una advertencia preliminar que es válida también para todos los oráculos que se empleen.

Los métodos de adivinación son un medio para movilizar y posicionar correctamente la intuición que todos tenemos por naturaleza.

Estos sistemas están diseñados con este fin, por lo tanto saber usarlos no tiene que ver con conocer significados sino con saber valernos de la intuición.

Hace tiempo conocí a una persona que “tiraba los cigarrillos” con muy buenos resultados intentando demostrar la independencia absoluta del medio adivinatorio que se utilice.

Por supuesto, estas mancias experimentales funcionan en quienes tienen mucha experiencia con métodos tradicionales, es probable que no sean de ninguna utilidad para los principiantes.

Lo que intento es que se capte la idea de que no hay significados estáticos en las cartas. Todo depende de lo que dicte la intuición en el momento de la tirada.

Debemos estar muy receptivos a lo que “nos llega” a la mente cuando las cartas están sobre la mesa.

Ahora bien, ¿cómo sabemos si lo que nos llega es información intuitiva o son expectativas, prejuicios, razonamientos más o menos lógicos, etc? ¿Hay algún modo de saberlo? La respuesta es sí, pero es sólo a través de la práctica y de ejercicios específicos que podemos diferenciar estos elementos.

La pregunta es entonces para qué estudiar los significados de las cartas ya que no importan en absoluto.

En este punto la razón no ayuda, estamos acostumbrados a entender todo racionalmente y en adivinación esto no cuenta demasiado.

Los significados nos posibilitan familiarizarnos con el oráculo, entrar en contacto íntimo con él y sirven como disparadores de la imaginación.

Estamos demasiado habituados a separar imaginación de realidad, en la lectura de los oráculos la imaginación ES la realidad, son ambas la misma cosa. Si no entendemos esto no podremos predecir ni el clima.

Nuestro mundo es imaginación, nuestro yo es imaginación, nuestro lugar en la sociedad es imaginación.

Creemos que somos lo que somos porque alguien nos lo dijo o nos lo dio a entender de alguna manera. Amamos a las personas por lo que imaginamos que son y con este mismo acto las constituimos.

Nuestra vida está decorada con la ficción que nos creamos, ficción con efectos de verdad.

Estamos acostumbrados a pensar que la realidad es lo que podemos ver, tocar, medir y que la ficción es lo que crea nuestra mente pero ambas son la misma cosa.

Un país es una ficción, sin embargo tiene efectos, un rey es una ficción, sin embargo gobierna, un actor con su arte nos genera sentimientos genuinos con un personaje. Ficción y realidad se funden y confunden todo el tiempo.

Somos lo que creemos que somos. Si cambia la ficción cambia la realidad.

Entonces me permito concluir que las cartas de tarot son una ficción con efectos de verdad que actúan como canal para la intuición.

Tenemos que contar una historia con las cartas, tenemos que ser creadores y artistas a la hora de adivinar. Debemos aprender a dejar volar la imaginación guiada por la intuición.

Todo esto se vería muy limitado si reducimos la carta a un significado estático o si le damos un valor positivo o negativo. Nada de esto tiene sentido, solo limita y obtura.

Otra forma de cerrarle el camino a la adivinación es leer las cartas como si fueran un texto. Por ejemplo: sacamos la carta del añillo, el perro y la serpiente y leemos:”Te vas a comprometer con alguien que te va a traicionar”. Esto es sencillamente obtuso.

Busquemos creatividad!, hagamos un el esfuerzo de poner el alma en la lectura, como si fuéramos escritores, guionistas, poetas.

El tarot sin creatividad, sin magia, sin invención pierde su espíritu, se opaca, se marchita. Al tarot marchito no podremos usarlo más, no nos dirá nada, leeremos siempre lo mismo y nos aburrirá pronto.

Recordemos que cada tirada es única e irrepetible y se hace con el alma y con las tripas, no con la cabeza.

Anuncios