¿Que son la prácticas adivinatorias?

Desarrollo Temático:

  1. El Papel de la Intuición en las Prácticas Adivinatorias
  2. La Información Intuitiva es Inefable.
  3. ¿Somos Nosotros los que Creamos el Futuron Con Nuestras Predicciones?
  4. Cómo Aprender a Utilizar un Oráculo.

¿Qué son las prácticas adivinatorias?



Que son las prácticas adivinatorias y cómo acercarse a ellas es una pregunta personal, mi intención primaria no es instruir a nadie al respecto, sino escribir para otros para aclarar mis ideas sobre un tema tan apasionante.

Que alcance real tiene la adivinación y en que se basa son interrogantes difíciles de responder. Lo cierto es que funciona y todas las personas, algunas más otras menos, han tenido experiencias sorprendentes relacionadas con predicciones o premoniciones inexplicables.

Intentaré desarrollar mi pensamiento al respecto, a pesar de ser imposible de comprobar fehacientemente la realidad de estos fenómenos trataré de argumentar su funcionamiento.

Hay quienes a pesar de haber visto con sus propios ojos hechos increíbles relacionados con lo oculto y lo inexplicable tienen la capacidad de negar todo mediante un razonamiento más o menos lógico, hay quienes ven la magia del mundo en hechos nimios. Para ellos escribo en este blog.

1) El papel de la intuición en las prácticas adivinatorias

Permanentemente estamos especulando sobre el futuro, es una cuestión de supervivencia. A diferencia de los animales, el hombre, debe planificar para sobrevivir.

Muchas especies pareciera que planifican, incluso inspiran historias, como la hormiga y la cigarra, pero lo hacen por pautas regladas por el instinto, siempre iguales a sí mismas. El hombre por el contrario necesita creatividad, inventiva.

Las decisiones a futuro son muchas veces difíciles, plagas de riesgos, para tomar un camino u otro nos basamos en toda la información que tenemos disponible y toda la experiencia acumulada en nuestro trecho de vida.

Ahora bien, pensemos por un momento el papel que jugaron a lo largo de nuestra vida la lógica y la razón en las elecciones importantes. Rara vez decidimos basándonos en los datos que éstas aportan.

Por supuesto, un ingeniero, para construir una obra deberá apoyarse en la técnica, las matemáticas y la física para seleccionar los materiales que necesita, la disposición estructural de la construcción, etc. Pero en la vida cotidiana no ocurre lo mismo, no hay un manual de reglas técnicas para elegir una pareja, un trabajo, etc.

Mediante la razón catalogamos las situaciones posibles, evaluamos riesgos, repasamos experiencias previas propias y ajenas y tratamos de especular sobre las consecuencias, pero si nos quedamos en lo racional nos mantenemos en la inacción, no avanzamos. El verdadero paso, la verdadera decisión se toma utilizando la intuición, los sentimientos o las sensaciones. O mejor aún mediante un balance más o menos logrado de todas ellas.

Razón, intuición, sentimiento y sensación son funciones psíquicas que nos constituyen. Una de estas predomina en cada uno de nosotros, ello define para Jung el tipo psicológico. Según este psiquiatra Suizo un balance entre las cuatro funciones permitiría alanzar un equilibrio saludable, de todas formas no me interesa aquí escribir sobre psicología.

En fin, todo este rodeo para decir que en la lectura del tarot lo que menos se utiliza es la razón, si bien siempre está presente y puede ayudarnos si sabemos valernos de ella.

La función que predomina cuando hacemos una tirada es la intuición, esta nos permite tomar todos los aspectos de la realidad y llegar a una conclusión inmediata, sin un camino argumentativo. Todos los sistemas de adivinación son  mecanismos construidos con el fin de asilar todo lo posible la intuición para que esta funcione sin mayores interferencias.

Es por eso que no importa realmente que sistema utilicemos, podemos leer el tarot, las runas, la borra de café, no interesa. Lo relevante es utilizar un método que permita subsumir todas las funciones psíquicas a la intuición.

Esto no quiere decir que el dibujo de la carta o el ambiente no nos generen sensaciones, que el consultante no nos genere sentimientos o que digamos disparates irracionales durante la tirada, sino que lo que comanda lo que decimos y la información que recibimos es la intuición.

2) La información intuitiva es inefable.

Lo que por intuición nos llega a la conciencia no son generalmente palabras, sino que tiene que ver con algo que no se puede comunicar. Esto es importante entenderlo y manejarlo correctamente para no incurrir en errores de interpretación.

Aislar completamente una función psíquica es imposible ya que estas existen solo como clasificación, en la realidad funcionan juntas.

Por este motivo la información intuitiva despertará sensaciones, sentimientos y automáticamente intentará ser traducida en palabras mediante la razón.

Observar en nosotros mismos este mecanismo es fundamental para utilizar métodos mánticos porque sino lo manejamos muy bien puede inducirnos a grandes equivocaciones en la lectura.

Lo incomunicable de la intuición debe ser traducido a palabras ya que sino sería imposible de transmitir o de registrar.

Además lo intuitivo en general se olvida rápido y por si solo es difícil de entender. El problema es que toda traducción es traición y algo de la información original se pierde o se tergiversa en el proceso. Es aquí donde fallan habitualmente los principiantes.

Voy a valerme de un ejemplo. Hace un tiempo una mujer joven me consultó sobre un nuevo trabajo que le habían ofrecido. Al realizar la tirada lo que vi fue algo negativo (no podría decir exactamente que, recordemos que la intuición no habla con palabras), cuando empezó a funcionar en mi interior el mecanismo traductor aparecieron ideas de dificultad, tristeza, ansiedad. Dejé de lado esas palabras (son solo eso) y me quedé con la intuición original, empecé a llevarla hacia el terreno de las sensaciones, de las emociones y minuciosamente la fui traduciendo nuevamente al lenguaje oral. Ahí la situación se me aclaró. Esta mujer nunca había trabajado en relación de dependencia y se sentía incapaz de hacerlo, mucho de lo que me llegaba eran sus temor. También veía dificultades iniciales de adaptación a la nueva responsabilidad, miedo de no poder cumplir con las tares asignadas, tal vez algunos llamados de atención que podrían angustiarla mucho. Empecé a ver que el problema era sólo inicial, una angustia necesaria y bastante intensa durante los primeros meses, durante la adaptación a la nueva situación. Después de eso las cosas irían bien y eso serviría para un crecimiento personal. Los hechos posteriores me demostraron que efectivamente era eso lo que estaba viendo.

Si a esta consultante le hubiera traducido irreflexivamente lo primero que vi le hubiera generado una angustia totalmente innecesaria y un temor al fracaso que quien sabe si no se hubiera cumplido, tal vez hubiera hecho un daño muy grande.

Debemos cuidarnos mucho de lo que decimos porque podemos hacer que se cumpla, sobre todo en la gente que cree ciegamente en las predicciones o que nos tiene mucha confianza. Si auguramos fracasos, por el mismo temor que generamos puede ser que la persona fracase, si auguramos éxitos lo mismo.

Esto lleva a la siguiente sección:

3) ¿Somos nosotros los que creamos el futuro con nuestras predicciones?

Si y no. Para ser más claro, depende totalmente de lo que predecimos, de cómo lo decimos y a quién.

Si un consultante establece con nosotros una transferencia muy fuerte, nos atribuye gran autoridad y nos cree dueños de la verdad es muy probable que haga que todo lo que decimos se cumpla.

Si le decimos que su pareja se terminará y conocerá a otra persona puede ser que empiece a fijarse en otras personas, los defectos de su relación se resalten y esto determine un corte. Si decimos que en su trabajo de encuentra muy incómoda tal vez destaque todas las situaciones difíciles que la aquejan y el trabajo se haga insoportable.

Por esta razón debemos ser muy cuidadosos con lo que decimos y cómo lo decimos.

No somos dueños de la verdad y el futuro no está escrito, solo podemos desarrollar la intuición para ver tendencias. Las causas de error en la interpretación son numerosas, en el apartado anterior desarrollé una muy común, pero también intervienen los prejuicios, las expectativas, los miedos, etc.

Por este motivo debemos advertir al consultante que no somos infalibles, más aún si tenemos poca experiencia en las artes oraculares.

Por otro lado muchas veces podemos hacer predicciones o ver situaciones que son imposibles de influir con nuestra predicción. Por ejemplo la lectura de una persona que no está presente, incluso de alguien que ni conocemos ni nos conoce. He hecho esto y he visto hacerlo con sorprendentes resultados.

Por estas razones hay que pensar que estas prácticas tienen múltiples aristas que si no estamos habituados se nos pueden escapar. No es una ciencia exacta, ni demostrable, puede estar influida por múltiples elementos y por lo tanto muy sujeta a errores. Es así que mi consejo, sobre todo con los principiantes es: ¡precaución!

La única forma de subsanar estos inconvenientes es con la práctica y a veces con los errores.

4) Como aprender a utilizar un oráculo

Es imposible dar una fórmula concreta para aprender a utilizar un oráculo. La persona que me enseño a mí hace algunos años me dio su tartot de Marsella, me dijo que tirara algunas cartas y me preguntó que veía.

Yo sólo veía dibujos extraños, ya que no conocía esas cartas. Mi primera intención fue preguntar sobre cada significado para poder “armar” algo en mi mente. Que me enseñaba el método siguió preguntándome  que veía y dijo que debía olvidarme de buscar significados concretos. Me arriesgue a una interpretación (no recuerdo sobre que tema) y creo que tímidamente salió una lectura mediocre. El resultado no fue bueno por lo impreciso, pero me la instrucción fue inmejorable.

La idea es simplemente “ver” la respuesta. No se trata de construir un texto unificando significados. He visto que es muy común en foros y páginas de Internet que los mensajes de cada carta se unan y se forme así un texto. Por ejemplo una carta que hable del amor y otra de problemas significa: problemas en el amor. Esto es un craso error.

Los significados de las cartas sirven para ampliar las posibilidades de interpretación, también para familiarizarnos con el oráculo que utilicemos, pero en ningún caso son unívocos e inmutables. Es más importante lo que nos evoca la carta o el conjunto de cartas en el momento de la tirada que lo que “significa” cada una por separado.

No olvidemos que las cartas son cartones pintados, nada más, la intuición está dentro nuestro y eso es lo que importa. Las cartas son un medio para hacer que la intuición funcione mejor.

Sin embargo lo que hacemos cuando estudiamos significados es entrar en contacto con la carta, hacerla propia. Hacemos que deje de ser un cartón pintado para investirla de afecto, para hacerla representativa. Como cuando estudiamos detenidamente una obra de arte, no importa buscarle un significado, sino que nos movilice el espíritu.

Si alguien está interesado en manejar un método de adivinación debe hacerlo especial. Lo ideal sería fabricarlo o comprarlo en una tienda pequeña, con artículos difíciles de conseguir o que sea un regalo de una bruja con experiencia, en fin, cualquier situación que lo haga particular. Claro esto no siempre es posible, pero de cualquier manera debemos hacer algo para nuestro sistema sea único. Por ejemplo un pequeño ritual que “cargue” nuestras cartas o cualquier acto creativo que se nos ocurra.

Es importante estudiarlo detenidamente, su historia, su funcionamiento, por quienes fue utilizado. Debemos leer mucho sobre su mecanismo, sobre lo que transmite cada uno de sus componentes. Si son cartas hay que familiarizarse con los dibujos, con sus detalles, etc.

De todas maneras nada de esto es necesario, pero ayuda mucho. En fin, la única forma de aprender es practicando, interiorizándose en el tema y haciendo un camino propio. Aquí no hay recetas sino la experiencia de cada uno.

Anuncios
  1. buen día, muy buena la página. Excelente los felicito. Si dictan cursos, me interesaría participar.
    vivo en La Plata pcia. de Bs As
    gracias
    olgui

    • Bufon Lenormand

      Hola, hacía tiempo que no entraba a este blog, quedó flotando en la red… hoy me acordé de él y volví a ingresar. Veo sorprendido que ha tenido difusión. Yo no dicto cursos de mántica porque no me dedico a esto, soy un aficionado. No tomes cursos, en estos campos no es al modo universitario que uno aprende, sino que se aprende con un camino tan personal que es imposible dirigirlo.
      Olvídate de las cartas, olvídate de la magia. Sólo es cuestión de confiar en tu intuición. Has tu propio blog, hablales a otros así aprenderás.
      Te mando un abrazo Olga!

Son bienvenidos los comentarios!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: